¿Cómo saber cuando está terminado un cuadro?

El cuadro no está terminado hasta que

 la idea original se ha extinguido por completo.

Georges Braque

Una de las preguntas más frecuentes que me encuentro en los talleres es  cómo saber cuando un cuadro está terminado. La respuesta es subjetiva ya que pintar algo abstracto no tiene final. Hay que saber parar. Hay un punto en donde si seguimos lo echamos todo a perder. Menos es más y a veces un cuadro necesita menos de los que pensamos para estar completo.

Pintar dos o mas cuadros a la vez me resulta muy útil para ir descubriendo que o como puedo resolver de forma diferente y alterna en cada uno. Dejar descansar la pieza y no saturarla demasiado. Quitar es parte de mi proceso  y a veces cuando  llevamos la pieza más lejos de lo que queríamos, regresar unos pasos atrás ayuda a tener un completo más sólido, profundo y limpio.

Hay dos cosas que me  funcionan para saber cuándo terminar:

  1. Acercarme al cuadro.  Cuando verdaderamente me acerco, encuentro un microcosmos que permite quedarme a contemplar toda una gama de detalles sutiles que me invitan a tener un diálogo íntimo con la obra.
  2. Alejarme algunos metros de él. Ahí encuentro una lectura distinta, veo el cosmos completo de la obra y su discurso visual. Son dos posturas contrarias que se mezclan y se complementan. El micro y el macro cosmos de una obra.

Yo termino cuando pongo el último elemento; ya sea una línea, una incisión, una marca, algo que visualmente sobresale y que queda por encima de todo lo demás. Ese es mi “statement” final y no regreso.

Los detalles de las orillas son muy importantes para mí. Una pieza terminada es un completo que integra hasta los más mínimos detalles. Ya sea enmarcada o no, la pieza tiene que hablar por sí sola. La calidad y factura de una obra hacen toda la diferencia.

Nadie mejor que el propio artista sabe cuando terminó, así que confía, cuélgala, contémplala y disfrútala.

La pieza está terminada.

2017-03-30T05:18:41+00:00